lunes, octubre 30, 2006

Vida

No sé muy bien cómo cogerte. Tiemblo cada vez que oigo tu llanto, y me estremezco cuando te duermes en mis brazos. Eres la cosita más tierna que jamás sostuve. Y ya, por fin, te he visto la carita hoy. Eres mi sobrinito, y soy feliz sólo con verte.

1 comentario:

joanito dijo...

la vida esta en todas partes...pero es mejor no verla asi,osea,comportarnos como si no fueramos parte, pues asi podriamos apreciarla mejor.