miércoles, enero 17, 2007

Costumbres

A veces pienso que me estoy acostumbrando a no tenerte cerca y así poder echarte de menos... ¿Será lo mismo cuando vivamos juntos? Quizás el tenerte, pueda llegar a hacer que no te quiera?

4 comentarios:

Morena dijo...

la lejania :) se siente, y te hace preguntas, besitos

Xiluso dijo...

Un reencuentro, una vida en común, todo puede cansar, todo se puede marchitar en un jardín si no se cuida.

Jo como estoy hoy, me tengo que tomar la pastilla :P

Joselu dijo...

Hay que cargar el amor de contenido. Sobre todo con mucha fantasía e imaginación. La convivencia no tiene por qué ser el final del amor si los dos saben cuidarlo, mimarlo, hacerlo crecer. En el fondo, tras años de convivencia seguimos siendo igual de misteriosos el uno para el otro como al principio. Sobre todo, atreverse a todo en el terreno sexual. Sin inhibiciones. O las menos posibles.

sergisonic dijo...

es un tópico, querer lo que no se tiene. sinónimo de inquietudes, de buscadores y exploradores que siempre buscan.

la suerte es que a una persona nunca se la tiene. con lo que si alguna vez se le deja de querer, no será por tenerla.